Colectivo Quemar las Naves: de vuelta a la adolescencia

Los días 21, 22 y 23 de enero el colectivo Quemar las Naves nos traslada a nuestra tierna adolescencia con su pieza ‘Éramos unos niños que escuchaban música en su habitación’, en DT Espacio Escénico.

Las artífices tras el colectivo Quemar las Naves son Itziar Manero (Bilabo, 1995) y Carlos Pulpón (Madrid, 1992), dos jóvenes artistas que mezclan diferentes disciplinas para crear este pieza de artes vivas.

Como ellos mismos claman es un colectivo “interesado en las artes vivas, los nuevos lenguajes y la creación colectiva”.

Su objetivo con este montaje es invitarnos a volver a nuestra habitación de cuando éramos adolescentes, tal vez seguimos viviendo en esa misma habitación, pero seguro que ha cambiado mucho desde nuestros años adolescentes. Una vez en este lugar de recuerdo, Itziar y Carlos van a compartir con nosotras y nosotros su nuestro álbum de debut, al que denominan “un amago de concierto o una pieza de artes vivas multidisciplinar que entrelaza texto y sonido”.

Las artistas lanzan algunas preguntas que nos pueden ir surgiendo a medida que se desarrolla la pieza: “¿Cuánta vida tuya hay en la cultura pop? ¿Qué conservas de tu cuarto de adolescente? ¿Puede la música hacerte volver a ese cuarto? ¿Por qué los referentes musicales adquieren tanta importancia en el momento vital de la adolescencia? ¿Y después? ¿Qué significa ser fan? ¿Qué buscamos?”.

Desde el principio del proceso de creación han contado con Josetxo Anitua (cantante de la banda bilbaína Cancer Moon) y Patti Smith como fuentes de inspiración. Por un lado, está Patti Smith que para ellas representa el éxito y reconocimiento. Mientras que Anitua simboliza ese éxito que parece no llegar, el reconocimiento ausente y ese olvido en el que han caído grandes artistas.

Desde luego que ‘Éramos unos niños que escuchaban música en su habitación’ es una creación que busca llevarnos a un lugar de introspección, que volvamos a un momento pasado que parece ser el punto de partida común de todas y todos nosotros. Desde luego es una cita que no puede pasar desapercibida en la vida cultural de la Madrid más alternativa y subversiva.

A nivel escénico veremos un gran despliegue de talento, tanto por parte del colectivo Quemar las Naves, como de la parte técnica. Más concretamente Cristina Cejas, quien ha diseñado la iluminación.

*Fotografía: Dani Bezier