“La insurrección que viene”, el nuevo proyecto de espírituescalera que les ha dado un espacio en Matadero Madrid

El colectivo espírituescalera va a dar mucho que hablar. Hace años que sabía de ellos, y en menor medida del proyecto, pero desde la distancia los seguía con interés, a la espera de que hicieran boom y lograsen el reconocimiento que se merecían, pues trabajo tras trabajo nos han ido presentando propuestas tanto audiovisuales como de otras artes valientes, arriesgadas y que remueven conciencia. Hace unas semanas, en relación a su próxima obra, “La insurrección que viene”, fueron elegidos por Matadero Madrid dentro de su programa “Matadero CREA” como uno de los proyectos elegidos como residentes dentro de la institución gracias a que representan “la diversidad del tejido artístico de Madrid”.

“La insurrección que viene” es un proyecto doble: un cortometraje de ficción y una videoinstalación, como frutos de un trabajo de pensamiento e imaginación colectiva sobre el ejercicio del poder uniformado en un sistema y en un tiempo actual de crisis permanente en el que siempre parece estar todo a punto de estallar, y sin embargo nunca llega a ocurrir. Este es, en definitiva, un proyecto de reflexión y creación colectiva sobre la autoridad, el control y la violencia
legitimada e institucionalizada que se cristaliza y se vuelve incluso metáfora en la figura de “la policía” y las fuerzas del orden. Antonio y Lucas, cofundadores tanto del espacio de creación CARNICERÍA como del colectivo espírituescalera, admiten que este nace de plantearse ciertas preguntas: “¿es posible mirar a la policía sin apartar la vista a los pocos segundos, por temor, nerviosismo o respeto? ¿Qué ocurre en los tiempos muertos de una operación policial, cuando la
amenaza aún no ha ocurrido como tal, cuando el peligro que se persigue aún no se ha materializado?, ¿puede alguien que ejerce el poder cuestionarse a sí mismo dicho poder? ¿Cómo se relaciona con la figura de la policía alguien que la sufre o la siente más diariamente por sus condiciones de clase?”.

Foto de la presentación online del proyecto a través de la plataforma de Matadero Madrid.

“La insurrección que viene” es un proyecto que imagina a policías en tiempos muertos, custodiando fachadas, esquinas, descampados y parques de una ciudad europea desierta, en la que parece haber pasado algo o estar a punto de ocurrir. Como si pudiéramos mirar con atención la periferia de una operación policial en un territorio urbano inhóspito, sin embargo, es un proyecto que se aleja del clasicismo del thriller y del género de acción, para introducirse en la pausa, en los momentos de tedio y espera del trabajo de las fuerzas de seguridad. Durante ese tiempo muerto, quizá, haya espacio y libertad para reflexionar sobre la razón de ser de la seguridad y el control estatal, y quizá los propios policías olviden aquello que están custodiando.

L’esprit de l’escalier es una expresión francesa que habla de ese momento en el que tras una acalorada discusión, cuando ya ha terminado y estás marchándote, te viene a la cabeza la respuesta perfecta, el comentario ingenioso que te hubiera hecho ganar el conflicto. Espírituescalera nace en Madrid de la mano de Antonio Llamas (1992) y Lucas García Torralbo (1993) en el invierno de 2014. Es un colectivo de creación artística y audiovisual con el propósito de explorar las posibilidades de lo cinematográfico y de las imágenes y sonidos en movimiento, intentando traspasar las fronteras ortodoxas o clásicas, para ser capaces de generar obras y materiales que nazcan de manera honesta desde nuestro presente pero con la mirada puesta en la posibilidad de que esa obra sea capaz de relacionarse y comunicarse con el futuro.

Las piezas de espírituescalera han sido expuestas en la Bienal de Venecia de Arquitectura “Yo no puedo vivir” (2018) y en la primera Bienal Femenina de Rabat “AMPLIFYNG” (2019), además de para exposiciones en Matadero, como “La Navideña” (2018) y “Memento” (2019).

Estaremos muy atentos a este proyecto y a este colectivo, que desde hace años pelean por mostrar un Madrid diferente desde las trincheras del arte contemporáneo. Para terminar, Lucas, uno de los directores del proyecto nos aporta una cita que, según confiesa, usan mucho para entender el concepto de la sensación de pesadumbre de los policías:

La estatua se hallaba rodeada de policías nacionales de uniforme gris que estaban levantando barricadas entre ésta y el edificio de la Asamblea Nacional del Gobierno. Esperaban una manifestación. Llevaban semanas esperando una manifestación.

“Dog Soldiers”, Robert Stone