Ruta musical de Madrid: Lugares de la capital en la música pop

Al igual que si piensas en canciones sobre Madrid es inevitable que te vengan a la cabeza canciones icónicas de grupos como Séptimo Sello, Mecano, Ariel Rot o Pereza (por mucho que reniegues de ellos, si te has criado en los noventa, les has escuchado mucho y no puedes negar que Madrid es la canción de amor a nuestra ciudad más bonita que se ha escrito nunca), también la escena independiente ha dado buenos himnos con referencias a la capital en los últimos años. Al fin y al cabo, escribes, y cantas, de lo que vives y, en este caso, de donde vives.

Desde el punk más rabioso, pasando por el preciosismo pop y el rap neokinki, hemos seleccionado ocho canciones que en los últimos diez años nos han hablado de Madrid, sea de sus rincones como de sus personajes o de las batallitas y anécdotas de quien las canta por las calles o andenes de metro de, como decía Sabina, “allá donde se cruzan los caminos y donde el mar no se puede concebir”.

La noche de los muertos vivientes – Carolina Durante

Antes de Cayetano y su debut en LP, el primer single de Carolina Durante fue La noche de los muertos vivientes. En ella el grupo madrileño nos hablan de esas seis de la mañana cuando “ya va siendo hora de volver a casa”, la noche ha dado paso al día, pero al protagonista de la canción, bajando Corredera (intuyo que la Corredera Baja de San Pablo, pues la Corredera Alta es una calle llana, no hay apenas bajada posible), una de las principales vía del céntrico barrio de Malasaña, desde La Bicicleta, pasando por el Teatro Lara y el Circo (que aparece en otro de los temas de la banda) hasta desembocar en la Plaza de la Luna, un amigo suyo le propone ir a un after y continuar esa noche. Lo que podemos estar echando de menos ahora las noches madrileñas.

Retiro – Auto Sacramental

Un Madrid apocalíptico es el escenario de la vibrante canción Retiro del último álbum de Jorge Mills con su proyecto Auto Sacramental, “Cuestión de Fe”, producido por Guille Mostaza. Los amantes de esta canción de puro synth pop se citan bajo la estatua del Ángel Caído del Retiro, uno de los lugares más curiosos y de interés de todo el parque madrileño, pues esta escultura se haya, según teorías, a 666 metros sobre el nivel del mar, y su protagonista no es otro que Lucifer. Ante el fin del mundo, ¿qué mejor puerta al infierno que quedar junto al Ángel Caído mientras todo se va al garete?

Metro de Madrid informa – Ginebras

“En el Metro yo me enamoré” repiten incontables veces las Ginebras al comienzo de la penúltima canción de su primer disco ‘Ya dormiré cuando me muera’. Pero, ¿y quién no? Como Magüi, Sandra, Juls y Raquel, quienes pasamos infinitas horas a la semana en el Metro de Madrid, nos enamoramos (y odiamos a nuestros compañeros viajeros, que poco se dice) en cada trayecto. Sí, con esta canción hago un poco trampa, pues no es un lugar concreto del que Ginebras habla en su canción, es… ¡todos los lugares! Pues si te haces la Línea 10, te puedes cruzar Madrid capital y unos cuantos pueblos de la periferia, enamorándote incluso. Qué hit más certero el de Ginebras.

Las chicas rubias de Serrano – Los Lagos de Hinault

Hace diez años aparecía en su álbum “Vidas ejemplares”, y al más puro estilo de aquella Adoro a las pijas de mi ciudad de La Costa Brava, aquí Los Lagos de Hinault dedicaban una bonita oda pop a los anhelos y aspiraciones, la frivolidad, las terracitas y las canciones de verano, todo ello representado por, efectivamente, “las chicas rubias de Serrano”. Para los que no conozcan la fama de esta calle y quienes la frecuentan a diario, sólo decir que se la bautizó como la Milla de Oro de Madrid, y que, situada en el adinerado barrio de Salamanca, el mayor lujo en restauración, compras y arte se encuentra ahí. También, el Museo Arqueológico Nacional y el de la Fundación Lázaro Galdiano son dos puntos de interés ante el bullicio de los viandantes más elitistas.

Renoir Retiro – Nine Stories

Tal y como en este año pandémico el cine ha supuesto un escapismo a través de historias maravillosas, de diferentes tonos y estilos, Renoir Retiro de Nine Stories, perteneciente a su disco ‘Cinema verité’, es un viaje sonoro y una carta de amor al séptimo arte, cuyo nombre no podía reflejar más lo que es el cine para la ciudad de Madrid. Esta canción cuidada al detalle, con reminiscencias tanto a The Beach Boys como a compositores cuyas canciones han aparecido incontables veces en películas, me viene a la cabeza Burt Bacharach, por ejemplo, lleva por título una de las principales salas de cine en versión original de la capital, los Renoir Retiro, ubicados en la Calle de Narváez, 42.

Bravo Murillo – Rusos Blancos

Desde la glorieta de Quevedo hasta Plaza Castilla, cruzando varios barrios de la capital, cada uno con su ambiente y comercio, cuatro kilómetros del Madrid más castizo une esta calle que da nombre a una de las canciones del último disco hasta la fecha del grupo Rusos Blancos, “Bailando hacia el desastre”. En la enumeración de actos cotidianos que se relatan en la canción, dentro de las más de mil formas de amar y sólo una de dejar de hacerlo, Bravo Murillo es el escenario donde quien canta pide un kleenex. ¿Y por qué no?

Vallecas – Juanita y Los Feos

Antes de despedirse Juanita y Los Feos publicaban en 2014 un disco con nombre de parada de metro madrileña, ‘Nueva Numancia’, y él dedicaban uno de sus hits nada menos que al barrio de Vallecas. Con ella empieza el disco y la letra no puede ser más ilustrativa: “Si no tienes dinero, te quedas con la gente fea en el agujero”. Vallecas, desde 1950 como distrito de Madrid, siendo previamente municipio, es puro barrio obrero, cuna del rock urbano madrileño, y donde el punk no es una pose, sino un modo de vida.

M.O.vida Madrileña – El Coleta

Ramsés Gallego, El Coleta, lleva unos buenos años siendo la nueva encarnación del cine quinqui (incluso ha hecho un cameo como butanero en Cuéntame), pero como una figura única en el rap nacional. Desde “Iberikan Stafford”, y especialmente a partir de “Yo, El Coleta”, sus canciones son un repaso mordaz a toda la cultura pop, el Madrid más cañí y la anti Movida, siendo esta M.O.vida Madrileña una sucesión de frases cada cual mejor sobre toda la escena madrileña de aquellos años de “el que no esté colocao’, que se coloque, y al loro”. Su videoclip está grabado en La Vía Láctea, el ilustre local de entonces, aun hoy en la calle Velarde (Malasaña), y su letra es una ametralladora de referencias, desmontando mitos, desde la Escuela de Caminos al Rock-Ola. Como dice Ramsés hacia la Movida, “me parece debuti, pero a mí dame veneno”.

Foto de portada: Mariano Regidor.