Los 5 lugares favoritos de… Silvia Suárez

Para nuestra vecina ilustre de esta semana, Madrid es algo más que un lugar: es un estado mental, “una ciudad que acoge a todo el que viene y la quiere un poquito”. Silvia Suárez, periodista especializada en cultura y moda, lleva unos meses viviendo en París, y se siente bastante nómada, pero, desde que se fue, echa de menos la espontaneidad, alegría y carácter inclusivo de la capital.

A muchos verbeneros os sonará su cara, y es que Silvia no se perdía un buen sarao cultureta cuando vivía en la ciudad: conciertos, festivales, expos, showrooms, desfiles… poco antes de que todo esto de la pandemia, el covid y el Apocalipsis hiciesen acto de presencia; actualmente escribe para la revista ICON de El País y la web Tendencias Hoy . Madrileña de nacimiento, tiene toda una larguísima lista de recuerdos asociados a innumerables rincones de la capital, por lo que sabíamos que la tarea no iba a ser fácil, pero queríamos, necesitábamos, que nos chivara cuáles son sus 5 imprescindibles de Madrid: “Todavía sigo descubriendo nuevos sitios a diario, porque es fácil perderme por el Retiro, deambular cualquier mañana por Recoletos, descubrir una exposición nueva en cualquier galería o acabar en Comendadoras casi como una rutina. Además, y bajo las circunstancias actuales, los hosteleros y propietarios de locals me parecen auténticos héroes y heroínas… ¡Algunos sitios, como las croquetas de Casa Julio o los yayos de Casa Camacho, deberían ser patrimonio cultural!”

Bar Picnic

“El Picnic siempre es casa. No solo porque Eva y Adrián te hacen sentir como en ella cada vez que entras, sino porque parece que allí, en sus sofás rojos de terciopelo, dentro no pasa el tiempo (y la Estrella Galicia vuelva a una velocidad insospechada). Siempre hay gente conocida, así que es fácil quedarse de charla en su barra, y el sitio, además de pintoresco e instagrameable, acoge eventos privados, conciertos y monólogos. Estos últimos (cada miércoles) ahora están temporalmente suspendidos… ¡Ojalá que puedan volver pronto!”

En calle Minas, 1 (metro Noviciado).

La Central de Callao

“Hace algunos veranos trabajé allí y aun le guardo un cariño especial. No solo porque su interior me transmite una paz especial (y su café es muy agradable para leer o tomar un café con alguien) sino porque es difícil no encontrar un título en castellano o en cualquier otro idioma. Ahora que estoy en París hecho de menos deambular por sus estanterías e ir directa a la segunda planta, donde podría llevarme todos los libros de arte (su selección de cine y música es sencillamente perfecta). También editaron mi primer fanzine/revista, para la que hice una tirada de 300 copias. ¡Larga vida al papel!”

En calle Postigo de San Martín, 8 (metro Callao).

Picos Pardos

“Hace años que la segunda mano se ha convertido en un estilo de vida para mí y, desde hace unos años, Madrid tiene una oferta más que deseable de tiendas de mobiliario, accesorios y ropa que completan la imprescindible visita al Rastro. En materia de vestir, Picos Pardos es mi favorita. En pleno corazón de Malasaña, la tienda de Ana tiene la mejor calidad-precio de la ciudad; aquí te puedes encontrar desde bolsos de piel de los años 50, hasta chaquetas de paño pasando por las blusas de seda más bonitas o los Levi’s (también tienen Orange Label) mejor cuidados. Hay auténticas joyas y además, Ana (la propietaria) me tiene caladísima en cuanto a gusto y talla así que, cada vez que voy, no puedo evitar salir con cinco cosas más”.

En calle del Dos de Mayo, 10 (metro Tribunal).

Fundación Mapfre

“Aunque su edificio dedicado solo a la fotografía aun sigue cerrado, hace unos meses tuve la ocasión de ver la muestra de Lee Friedlanger, uno de mis fotógrafos favoritos, en su sede de Recoletos (a tan solo unos metros de la primera). Sus exposiciones están soberbiamente comisionadas y, además (a diferencia de otras fundaciones) son muy extensas. Ahora tienen una retrospectiva sobre el expresionista ruso Alexéi von Jawlensky y la primera muestra individual en España sobre el fotógrafo japonés Tomoko Yoneda (hasta el 9 y 10 de mayo, respectivamente)”.

En Paseo de Recoletos, 23 (metro Colón).

Fellina

“Siempre bromeo con que debo de tener ancestros italianos porque lo mío con ese país es auténtica fascinación. En lo que a su gastronomía se refiere, la competencia es alta (más en una ciudad como Madrid, muy en la vanguardia culinaria desde hace unos años), pero para mí, Fellina se lleva la palma. Situado en el barrio de Chamberí (muy cerca de la plaza de Alonso Martínez), su producto, local y trato son impecables. El dueño es otro enamorado del Tirreno y acaba de renovar la carta con propuestas de temporada como la Ombrina con patate arrosto in crema di crostacei o la Insalata templada di capra. Es realmente difícil elegir porque todo está espectacular, pero yo sigo soñando con su pasta a la trufa y su tiramisú”.

En calle de Caracas, 21 (metro Alonso Martínez).